COMO COMBATIR UNA CRISIS LABORAL

En estos tiempos la complejidad en el ámbito laboral ha aumentado por diversas razones entre ellas motivos políticos y económicos nacionales. Existe una constante presión por innovar, por mantenerse actualizado, por gustar a nuestras jefaturas, por cumplir las necesidades del cliente, miedo al despido y muchas otras variantes que unidas a responsabilidades extralaborales, si no sabemos manejar nos podrían llevar a una crisis.

Frente a este escenario estamos constantemente cuestionándonos como profesionales, llevando incluso este dilema a nuestro plano personal, lo que en muchos casos puede llegar a convertirse en una pequeña piedra en el zapato que va día a día desgastandonos.

Si en este momento ya sentimos que estamos pasando por eso, debemos tomar “cartas en el asunto” y no dejar que nos invada completamente. Pero … ¿Cómo?

Qué debemos saber para poder controlar una crisis:

  • Debemos cuidar nuestro estado de ánimo (ejercer mayor control sobre mente y cuerpo). Sabemos que no podemos andar todo el día derrochando felicidad, sin embargo, el hecho de tender a situaciones positivas que nos entreguen valor nos ayuda a mantenernos en equilibrio. Por ejemplo, rodearse de personas que tienen metas y no de personas que viven del desprecio a los demás, o escuchar música y ejercitar el cuerpo en vez de dejarse estar.
  •  Debemos estar constantemente estableciendo objetivos que nos permitan superarnos. Esto no solo aplica para un ámbito económico, no se trata de tener un sueldo mayor o de aspirar a ganar más bonos, sino de cumplir lo que buscamos.
    Aprender algún software nuevo, o algún idioma talvez, perfeccionar las competencias esenciales para el desarrollo de tu carrera o viajar a algún lugar (este objetivo implica las variables tiempo y costo). Debemos tener en cuenta que para cumplir nuestros objetivos se nos irán presentando obstáculos los que debemos enfrentar de manera positiva.
  • Cada situación en la vida permite reordenarte para seguir avanzando en post de tus metas. Si te has quedado sin trabajo o si tu turno laboral ha cambiado, entonces no lo veas como amenaza, sino como una forma de reestructurar tus prioridades en la vida. Siempre analiza tus actos, toma tu propia vivencia como experiencia para poder crecer.
  • No debemos caer en el juego de trabajar por una recompensa. Si bien trabajamos para obtener una remuneración económica, esta no se debe convertir en la fuente principal de movimiento de nuestras vidas. En el momento en que elegimos nuestro camino laboral nos apuntamos a conseguir metas propias, y es a eso a lo que debemos apuntar.
  • Saber priorizar sobre lo que es importante y que no. Cuando no tenemos los objetivos claros todo parece importante, toma una parte del día para analizar qué es lo que realmente te llevara a avanzar con el cumplimiento de tus objetivos establecidos.

 

 

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *